Gestión del terreno

La gestión del terreno comienza por el análisis de la orografía para entender las pendientes y el curso de las aguas. Se analizan además otros factores in situ como las características del suelo (composición, estructura, humedad, microorganismos), el entorno paisajístico, los vientos, el movimiento del sol, y posibles factores de contaminación (atmosférica, acuífera, ruidos, contaminación visual). Todos estos elementos son tomados en cuenta para el diseño del proyecto permacultural sobre el papel.

El conocimiento y la separación de materiales disponibles localmente es muy importante, así como el uso de plantas nativas, ornamentales y olorosas en los linderos tanto para atraer insectos polinizadores, como para desviar otros insectos que podrían dañar la producción de alimentos.

This post is also available in: Inglés